Actualidad

Algunas de las cosas más aterradoras sobre el cambio climático son las cosas que no sabemos

Bill Laurance

2015-10-04

A

A

A

 

 

 

 

 

Algunos argumentan que, en lo que respecta al cambio climático, debemos restar importancia a nuestras incertidumbres – porque quienes niegan el cambio climático se aprovecharan de esas incógnitas como una excusa para la inacción. Pero en un breve ensayo, publicado recientemente, el director de TESS Bill Laurance argumenta que los científicos tienen que ser completamente francos sobre la incertidumbre - y que muchas de las cosas más aterradoras sobre el cambio climático son, de hecho, las cosas que no sabemos.

En sólo tres minutos se puede tener una idea de lo que sabemos, lo que no sabemos - y lo que no sabemos que no sabemos sobre el cambio climático.

A continuación esta la versión en Español del ensayo publicado en The Conversation y pueden encontrar la versión original en ingles haciendo click AQUI.

 

"Es difícil hacer predicciones, especialmente sobre el futuro": así dicta un proverbio danés atribuido al entrenador de béisbol Yogi Berra y el físico Niels Bohr. Sin embargo, algunas cosas son tan importantes - como la proyección de los impactos futuros del cambio climático en el medio ambiente -. que, evidentemente, hay que intentarlo.

Un estudio australiano publicado la semana pasada predice que algunas plantas de la selva podían ver sus rangos de distribución reducidos en un 95% para el 2080. ¿Cómo podemos darle un sentido a esta afirmación, dada la gran cantidad de predicciones climáticas que existen?

En una conferencia de prensa en el 2002, Donald Rumsfeld, secretario de Defensa del presidente George W. Bush, distingue entre los diferentes tipos de incertidumbre: las cosas que conocemos, cosas que sabemos que no sabemos, y las cosas que no sabemos que no sabemos. Aunque ridiculizado en el momento por jugar a juegos de palabras, lo que Rumsfeld logro realmente fue presentar un buen argumento: es vital para tener claro sobre lo que estamos aún no estamos claros.

Así que aquí está mi intento de resumir lo que pensamos que sabemos, no sabemos, y las cosas que podrían sorprender a nosotros sobre el cambio climático y el medio ambiente.

 

Las cosas que pensamos que sabemos

Sabemos que los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera han aumentado notablemente en los últimos dos siglos, sobre todo en las últimas décadas, y que la Tierra se está calentando. Además, el 2014 fue el año más caluroso jamás registrado. Eso es consistente con lo que se esperaba debido al efecto invernadero.

Como se puede ver en este video de la NASA, el aumento en la temperatura han sido mayor en las latitudes más altas y más frías, y algo menores en los trópicos.

Estamos casi seguros de que algunos tipos de especies serán más vulnerables al calentamiento que otras. Las más vulnerables serán las especies termo-especialistas, especialmente aquellas que requieren condiciones frías.

Sorprendentemente, parece ser que las especies tropicales, y no los de climas más fríos, en realidad podrían ser las más susceptibles al calentamiento. ¿Por qué?

En términos relativos, las áreas tropicales tienen temperaturas estables. Por ejemplo, las temperaturas medias mensuales extremas varían más de tres veces en el norte de Fairbanks, Alaska (-27,2 a 22.8C) que en la zona tropical de Cairns (17.1 a 31.5C). Como resultado de dicha estabilidad, las especies tropicales tienden a ser térmicamente especializadas. Esto es problemático si eres un especialista al frío, adaptado a estar en una montaña tropical. A medida que el mercurio sube, no tiene ningún lugar hacia donde ir, excepto el cielo.

De hecho, un creciente numero de evidencias sugiere que las montañas tropicales - que son muy ricas en especies endémicas a nivel local - podrían convertirse en focos de extinción en un mundo en calentamiento.

La investigación publicada la semana pasada sugiere que 19 especies de plantas de gran altitud en el norte los bosques tropicales de Queensland experimentarán un colapso dramático de sus rangos geográficos - en un 95% en promedio - en las condiciones de calentamiento proyectados para el año 2080.

Este estudio sigue una investigación previa realizada por científicos australianos, que sugieren que muchos animales endémicos en el norte de Queensland también podrían ser muy vulnerables al calentamiento global.

Adicionalmente, cada vez estamos mas convencidos de que las oleadas de calor, en lugar de un termómetro en constante aumento, serán la sentencia de muerte para muchas especies.

Ahora sabemos, por ejemplo, que incluso breves episodios de temperaturas superiores a 42C matan miles de zorros voladores . Una, especialmente fuerte ola de calor de un mes en 2005, condujo a la icónica zarigüeya lemuroidea blanca , un especialista de altas elevaciones en Queensland tropical, hasta el borde de la extinción. 

 

Cosas que sabemos que no sabemos

Por supuesto, hay un montón de cosas que no sabemos sobre el cambio climático en el futuro. ¿Cuánto más subirán los niveles de CO2? ¿Cuánto más caliente será? ¿Hasta dónde se elevará el nivel del mar?  

Esto es sólo una muestra de las cosas que sabemos que no sabemos. Otra gran pregunta es la siguiente: ¿cómo afectará el cambio climático a los enormes almacenes de carbono en los bosques del mundo?

Esta pregunta ha generado una pelea entre científicos gigante, donde algunos investigadores creen que el aumento de los niveles de CO2 fertilizara las plantas (que usan CO2 para la fotosíntesis) y con ello aumentará el almacenamiento de carbono en los bosques -absorbiendo una fracción del CO2 que estamos actualmente botando en la atmósfera.

Otros, sin embargo, creen que el aumento de las temperaturas hará que las plantas (que esencialmente se comportan como animales de sangre fría) aumentaran sus tasas metabólicas. Esto significa que van a tener que quemar más energía para mantenerse con vida y por lo tanto tendrán menos energía para crecimiento. Como resultado, el área de los bosques se reducirá gradualmente y el carbono que pierden empeorara, en lugar de desacelerar, el calentamiento global.

¿Quién tiene razón? Simplemente no lo sabemos.

Y se pone peor. El agua es vital para la naturaleza y la humanidad, pero tenemos enormes dudas sobre cómo las lluvias y las nevadas cambiarán en el futuro. La forma en que tratamos de predecir las precipitaciones en el futuro es formando equipos de gente muy inteligente que utiliza grandes computadoras para crear modelos informáticos muy complicados, llamados modelos de circulación general o GCM.

El problema es el siguiente: incluso cuando se ejecuta en idénticos escenarios futuros, los diferentes modelos de circulación general, producen a menudo muy diferentes predicciones. Por ejemplo, algunos modelos de circulación general sugieren que la selva amazónica se secará dramáticamente en el futuro, mientras que otros sugieren que será aún más húmeda.

En conclusión: Si desea predecir la precipitación futura para cualquier lugar específico en la Tierra, como Sydney o São Paulo o Nueva York, vaya al casino mas cercano y tire los dados. Va a tener tantas posibilidades de éxito como el que tienen algunos de estas personas inteligentes y sus grandes computadores.

Y entonces llegamos a fenómenos meteorológicos extremos, como las olas de calor asesinas, sequías devastadoras e intensas inundaciones por lluvias. Las simulaciones realizadas por computador, a escala global, que se ejecutan bajo diferentes escenarios de gases de efecto invernadero sugieren que tales extremos aumentarán notablemente en frecuencia este siglo, pero no nos dicen dónde o cuándo van a suceder. Podemos añadir esto a nuestra lista de incógnitas conocidas.

 

Las cosas que no sabemos que no sabemos

La última categoría es para los cambios que vienen de la nada y nos golpean inesperadamente en la nuca.

Por ejemplo, antes del 2005, pensábamos que entendíamos las sequías en el Amazonas. El dogma era este: las sequías sólo afectaron áreas relativamente secas, tales como el este y el sur de la cuenca, y sólo ocurren durante años de El Niño.

Pero en 2005, fuimos testigos de algo que nadie había visto nunca antes. Al parecer, debido a una combinación del calentamiento global y la variabilidad climática natural, la superficie del mar en el Océano Atlántico tropical se volvió excepcionalmente cálida.

Estos mares cálidos no sólo generaron el huracán Katrina, que devastó Nueva Orleans, si no que también impulsaron la zona intertropical de convergencia de lluvias (también llamada el canal monzónico) hacia el norte. El resultado: una sequía que afectó las zonas hiper-húmedas de la Amazonía que nunca antes habían sufrido sequías. Los efectos fueron devastadores - árboles de la selva murieron por millones, liberando miles de millones de toneladas de emisiones de carbono a la atmósfera .

Expertos del Amazonas se rascaban la cabeza y llegaron a la conclusión de que acabábamos de ser testigos de un evento único, algo que nunca veríamos de nuevo.

Y luego, en 2010, volvió a suceder. La segunda sequía fue aún más generalizada y devastadora que la primera.

Así que ahora estamos muy confundidos. Ha cambiado la dinámica del clima de la Amazonia? ¿Esta el calentamiento global empujando el Amazonas hacia un territorio climático completamente nuevo?

Otra fuente potencial de incógnitas desconocidas son las sinergías ambientales - el uno-dos que se produce cuando dos o más amenazas ambientales se amplifican entre sí o operan en concierto.

Por ejemplo, sabemos que los bosques tropicales son los más propensos a las quemas durante la estación seca o durante las sequías, pero los incendios son por lo general poco frecuentes y de baja intensidad debido a que las condiciones cálidas y húmedas rápidamente descomponen hojas y ramas altamente inflamables en el suelo del bosque.

Pero que le podría suceder a las selvas tropicales si se talan o se fragmentan, creando gruesas montañas de material inflamable y un montón de fuentes de combustión de los colonos de los bosques? Bajo tales condiciones, incluso pequeñas sequías podrían conducir a devastadores incendios forestales? Podrían lugares como Borneo o Amazonia- que se están abriendo como peces desollados por un aluvión de usos humanos de la tierra - se convierten en infiernos fatales?

Al meditar sobre las consecuencias del cambio climático futuro, es esta última categoría la que es realmente más temible.

 

Fuente: 

Bill Laurance. ALERT conservation.

Traducido por Carol Garzón-López  

 

contribuir

    Preguntas elementales

     

    Para recibir mas información sobre este tema o ponerse en contacto con expertos en ecología y ambiente contáctenos o visite alert-conservation.org 

    Comentarios
    Archivos actualidad
    Más leidos
    Más Recientes

    ¿Conoces el Soberbio Sur del Orinoco? Actualmente sus maravillas están en peligro

            ¨En 2016 se decretó una Zona Estratégica, llamada Arco Minero del Orinoco (ZDEN-AMO), para la explotación de recursos minerales en una de las &...

    Pensando en el ambiente, deberíamos reforzar el ataque a las drogas ilegales o renunciar a la lucha?

            Jeremy Hance, un reconocido periodista ambiental, nos cuenta las sorpresivas formas en que los productores de drogas ilegales están afectando a la naturaleza. ...

    ¿existen aún áreas sin carreteras? Demos un vistazo global.

              Las carreteras son nuestras arterias para la colonización de espacios, comunicación, así como el transporte de bienes y servicios. Sin emba...

    Lo que la paz trae al medio ambiente

            Basta con acordarse de los casos de Hiroshima y Nagasaki para ilustrar las consecuencias ambientales de los conflictos armados. En Latinoamérica tenemos un caso ...

    Dispersión de semillas

          Hay un gran número de procesos y mecanismos claves para el funcionamiento de los ecosistemas. Sin duda alguna, la dispersión de semillas es uno de estos procesos,...

    El suelo. Vida bajo tus pies

          Cada vez son más los esfuerzos para reducir el impacto de actividades antrópicas en los bosques tropicales, sin embargo, la mayor parte de la atención...

    Comida chatarra, planeta chatarra

            Jean-Philippe Puyravaud, miembro de ALERT, ha tenido una revelación de sabores y ha perdido casi 4 kilogramos (10 libras) en el proceso. El nos cuenta como nuest...

    Contando artrópodos

          Dentro de los artrópodos se incluyen insectos, crustáceos, escorpiones, arañas y ciempiés. Estos animales tienen muy mala reputación, de...